Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. VER DETALLES

16/11/18

Reina del sabor chilote


La papa ha sido el principal alimento y el cultivo agrícola más característico del archipiélago de Chiloé. Su consumo estimado alcanzaba en 2011 a 240 kilos al año por habitante, dejando muy atrás los 67 kilos del promedio nacional.

Procedente del Perú precolombino, la especie se difundió por América del Sur y llegó hasta Chiloé, donde se diversificó de tal forma que terminó contribuyendo a hacer de la papa chilena el origen de las variedades consumidas habitualmente hoy en las regiones templadas del planeta.

Pero ese es un alcance económico-histórico. Lo delicioso es lo que ha hecho y hace la gastronomía chilota con este tubérculo, llamado científicamente Solanum tuberosum y que no sólo es sabroso y fácil de preparar, sino también generoso en nutrientes como proteínas, vitaminas B y C, hierro, potasio, fibra dietética y antioxidantes. Y parco, además, en grasas.

Junto al popular curanto, he aquí lo más conocido:

Cazuela chilota: caldo con mariscos, papas, repollo y otras verduras, o bien, sopa con carne, papas, arvejas y luche.

Milcao: papa cruda rallada y exprimida amasada con papa cocida y molida, con o sin chicharrones.

Chapalele: papa cocida y molida con harina, con o sin chicharrones.

Chopom (chopón, tropón o chupún): bola de chuño de papa humedecida y luego cocida, acompañada con miel o mermelada.

Eso, para empezar a saborear…

Fuentes:
El contexto cultural de la papa en Chiloé”, Roberto Bahamonde Andrade, Colecciones Digitales, Subdirección de Investigación, DIBAM, 2017, www.museoancud.cl
Gastronomía de Chiloé”, www.es.wikipedia.org
Foto:
Papas coloridas de Chiloé (Chile)”, Castro, Los Lagos, por Avodrocc, www.flickr.com, www.commons.wikimedia.org

17/10/18

Una travesía siempre abierta



Un viaje a Chelín (“Cerro pequeño”, en chono), una isla ubicada al sureste de Castro, a dos horas de navegación, merece la pena. Además de bellas escenas marinas, atmosféricas e insulares, y de la hospitalidad chilota, sale al encuentro una historia con más de dos siglos.

La iglesia de Nuestra Señora del Rosario, Patrimonio de la Humanidad, transmite una misteriosa combinación de pasado y presente. De estilo neoclásico, fue construida con madera de ulmo, tepa, canelo y alerce a fines del siglo XIX. Acoge una antigua tradición religiosa que data del siglo XVIII, cuando se levantó una capilla para la conversión de los indígenas del lugar. En 1888 ya había allí una parroquia con un sacerdote residente y posteriormente llegaron misiones evangelizadoras.

Hoy, en el siglo XXI, Chelín permite mayor comodidad a sus habitantes y mayor disfrute a sus turistas mediante nuevas obras urbanas, especialmente la Costanera, en el sector bajo.

Hostal Entretenido Chiloé participó activamente en una pasada invitación a Chelín y lo contó con algunas imágenes. Y con muchas ganas de repetir la travesía.

Fuente histórica: uchile.cl

















18/9/18

Palafitos en Castro



Los palafitos son viviendas emplazadas sobre aguas tranquilas o humedales mediante pilotes o estacas de madera. Se extienden por todo el mundo, especialmente por América del Sur y Asia, y datan de miles de años, remontándose hasta la Prehistoria. El término proviene del italiano palafitta, que significa precisamente pilote.

Castro, la capital de Chiloé, tiene palafitos en sus entradas norte y sur, sostenidos por madera de luma. Su construcción comenzó a fines del siglo XIX, cuando llegaron campesinos sureños buscando un lugar donde establecerse.

El peculiar enclave y colorido de estas piezas arquitectónicas no sólo embellecen y animan el paisaje, sino que reflejan el antiguo y tesonero esfuerzo por el asentamiento humano a lo largo y ancho del planeta que nos acoge.

Foto: Palafitos en Castro, Alastair Rae, London, United Kingdom, commons.wikimedia.org

17/8/18

Para vivirlo en cuerpo y alma


Cuando una persona muere, su espíritu debe ir al Muelle de las Almas, a 60 kilómetros de Castro, llamar al balsero Tempilkawe, pagarle con piedras preciosas del lugar y subirse a su balsa de espuma, que le conducirá hacia el Más Allá.

Es la leyenda huilliche que encierra la obra construida por el artista chileno Marcelo Orellana en el Parque Nacional Chiloé, a diez kilómetros del poblado occidental de Cucao y para la que se ha pedido que sea declarada monumento histórico.

El sitio turístico viajeroscallejeros.com hizo el recorrido desde Castro, se deleitó con la magia y la energía del entorno y lo relató paso a paso, aunque confesando que  “no hay palabras” para explicar la sensación de estar allí.

El Muelle les espera a todos ¡en cuerpo y alma!

Fuentes:
viajeroscallejeros.com

Foto:
“El Muelle de las Almas o ‘Kuy-Kuy Tempilkahue’”, 2016
Autor: Marcos Bastías

1/6/18

Amistad y hospitalidad


En cualquier estación, Chiloé y Castro siempre tienen algo que ofrecer: maravillas naturales, manifestaciones culturales, sana entretención. Y el Hostal Entretenido Chiloé, mucha amistad y hospitalidad. 

¡Bienvenidos!












29/4/18

Chiloé arrobador


Extracto de la banda sonora de la película Y de pronto el amanecer (2017)
de Silvio Caiozzi , ambientada en Chiloé (Luis Advis y Valentina Caiozzi).

Fuente: youtube.com