27/4/16

Una emoción personal

Kara Cederquist tuvo la gentileza de contar su impresión sobre su estancia con nosotros en Castro, Chiloé. Le maravillaron muchas cosas: la vista al mar, el amanecer observado desde la habitación, “las colinas envueltas en la niebla”, el canto de los pájaros nativos y los coloridos botes pesqueros fondeados en las pintorescas caletas, a sólo unas cuantas cuadras de distancia. Destacó también el servicio y la dedicación y hospitalidad de la anfitriona, y afirmó que aquí, con un buen descanso con nosotros, se inicia una emocionante aventura, la de visitar, conocer y disfrutar de la mágica tierra de Chiloé.

¡Gracias por todo, Kara!

No hay comentarios:

Publicar un comentario